rodajas de pan casero para torrijas

Pan para torrijas a tu rollo!

Bueno bueno bueno, ya está aquí, ya ha llegado, estamos ante una de las fechas señaladas en el calendario. Algunos nos gustan por los días libre, otros disfrutan del folclore, otros de la fe, pero sea como sea todxs disfrutamos de los dulces típicos y la estrella de ellos es la torrija. Ya sea con en almíbar, con vino, con azúcar y canela o sólo con miel, está claro que este dulce es de esos que como en tu casa no los van a a hacer en ningún sitio pero, si este año te atreves como yo a hacer tus primeras torrijas, y con ello devolver a los tuyos el favor que te han hecho tooodos estos años atrás abasteciendo tus ansias dulces, te voy a enseñar una gran receta para que te los ganes a todos.

Ya sea si las haces con pan duro de días pasados, compras pan especial para torrijas o las haces con pan de molde van a estar buenas, pero en esta entrada me quiero centrar en el ingrediente mas importante, EL PAN! El resto ya te lo montas a tu rollo porque confío en que te van a quedar genial pero el punto de diferencia lo vas a conseguir con este pan casero, fácil de preparar, y con muuuucho mucho amor.

Prepara los siguientes ingredientes para que los tengas a mano y te resulte más fácil elaborarlo. Es importante que todos los ingredientes estén a temperatura ambiente, te saldrá mejor.

2 huevos «M»

50 g de azúcar

250 g de leche

3 cucharadas de nata

450 g de harina de fuerza (mas de 12% de proteínas)

15 g de levadura fresca prensada

8 g de sal fina

50 g de mantequilla en pomada

Lo primero es poner los huevos y el azúcar en un bol y remover rápidamente con unas varillas para evitar que el azúcar queme la yema de huevo. seguidamente incorpora la leche y la nata a la mezcla de huevo y azúcar y remueve hasta homogeneizar todos los ingredientes líquidos.

Ahora pon todos los líquidos en el vaso mezclador del robot de cocina con el gancho amasador (si no tienes lo puedes amasar a mano pero te llevará mas tiempo que las malla glutínica se desarrolle)

Incorpora la harina de golpe y amasa de 8 a 10 minutos a velocidad media.

Pasado el tiempo desmenuza la levadura fresca prensada encima de la masa y amasa durante 2 minutos más transcurridos los cuales deja reposar la masa 5 minutos dentro del bol.

Ahora es el momento de agregar la sal. Espolvoreala sobre la masa que esta en el bol y amasa otros 10 minutos a velocidad media.

Un inciso! Si quieres comprobar que la malla de gluten está bien hecha coge un trozo de masa y estírala con los dedos en todas direcciones como si fuera un papel de envoltorio y tienes que ver que como una tela elástica muy fina.

Ahora, añade la mantequilla es amasa unos dos minutos o hasta que veas que se integra todo por completo. A mi en este punto me gusta darle mas caña al robot y lo pongo en velocidad media alta o alta. Si tu robot se revoluciona y baila por la encimera vigílalo y que no te pase como a mi en una ocasión que tras un «crash!» lo tuve que recoger del suelo. Por suerte no se rompió nada…

Ahora vas a transferir la masa del bol a la mesa de trabajo previamente enharinada.

Mójate la manos con unas gotas de aceite para que la masa no se te pegue, haz una bola con la masa, colócala en un bol previamente enharinado y cúbrelo con film transparente.

Ahora déjalo todo dentro dentro del horno, por ejemplo, pero claro sin encender, sólo es para que no le entre aire por ningún lado. Así que déjalo reposando dos horas aproximadamente. Si hace mucho calor puede ser una hora y media…

Pasado este tiempo vuelve a enharinar la mesa de trabajo y transfiere tu masa encima de la mesa. Pasa un rodillo por encima formando un rectángulo o si lo prefieres hazlo con la mano. Esto se hace para desgasificar la masa.

Coge un lateral y pliégalo hacia el centro y repite el proceso con el otro lado. Ahora dale la vuelta dejando los pliegues en la parte de abajo. Pon la masa alargada en una bandeja con papel de horno.

Ahora bate un huevo y pinta la masa con éste.

Vuelve a filmar la bandeja y deja reposar otras dos horas.

Pasado este tiempo retira el film trasparente y vuelve a pintar la masa con el huevo batido que te sobró.

Precalienta el horno a 180 grados con calor arriba y abajo y cuando esté listo hornea tu masa durante 30 minutos. Ojo! coloca la bandeja en la segunda posición empezando por abajo de lo contrario se te tostará la superficie y se verá feo.

Una vez horneado saca la la bandeja y deja enfriar encima de una rejilla. Ya verás que olor mas bueno a mantequilla sale por toda la cocina

Cuando se enfríe puedes cortar las rebajadas de unos dos centímetros o mas para degustar o bien para que se endurezca y puedas hacer las torrijas como mas te gusten a ti. O que te las hagan pero con tu propio pan!

Te recuerdo que este pan lo puedes presentar con foie, con mermelada o con cualquier crema que se te antoje. Vas a triunfar fijo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *