Pan de espelta de Masa Madre. Parte 1.

Y llegó el momento. Sí ese día en el que en vez de hacer otro bizcocho decides jugar a ser un pequeño biólogo y comienzas tu primera Masa Madre. Yo antes creía que era más difícil pero he aprendido para empezar que solo necesitas harina, agua y un bote reciclado con tapadera. Si lo llego a saber antes me hubiera sumado a la moda en la que todo hijo de vecino se puso a hacer pan y la levadura se acabo en todas las tiendas.

Pero voy a comenzar por describir un poco mi proceso con la masa madre.. Cogí un bote, 30 gr de harina de trigo integral y 30 gr de agua, pero tu lo puedes hacer con cualquier tipo de harina, vamos no soy ningún experto pero por lo visto se puede.

Este proceso, en mi caso, ha durado cuatro días pero puede retrasarse hasta los nueve dependiendo del calor o frío que haga en tu cocina, que es donde yo ponía mi bote cada tarde. Todos los días eran iguales por la tarde añadía removía mi masa, la cambiaba de bote y le añadía otros 30 gr de harina y 30 gr de agua. Al día siguiente por la mañana abría el bote y volvía a remover la masa para oxigenarla y por la tarde la volvía a alimentar.

No tardé en ver el resultado, fue muy rápido. En sólo dos días las bacterias ya estaban haciendo efecto y se veía como la masa fermentaba, le salían burbujas y doblaban la cantidad en volumen a las pocas horas de alimentar mi masa. Además cada vez que abría el bote olía como a cerveza así supe que la cosa iba viento en popa.

Y llegó el cuarto día donde casi la masa se desbordaba del bote, para entonces ya tenía unos 150 gr. Así que alimenté a mis bacterias deseosas utilizar azúcar del almidón por última vez y pasadas unas horas las dejé «durmiendo» en la nevera hasta el día siguiente con el propósito de elaborar mi primer pan…

1 comentario en “Pan de espelta de Masa Madre. Parte 1.”

  1. Pingback: Pan de espelta de Masa Madre. Parte 2. – Thecakesroad

Los comentarios están cerrados.