Desde siempre he adorado la pastelería y los dulces de todo tipo, pero sobre como consumidor…

Hace poco más de cinco años comencé a elaborarlos y rápidamente he crecido como repostero y en el proceso creo que también he tenido un crecimiento personal, valores como la constancia, paciencia, volver a intentarlo si algo sale mal ahora forman parte de mi día a día y manera de ver la vida. 

Ahora comienza un nuevo «camino» en el cual empiezo a formarme de manera profesional y creo que es momento de crear un proyecto muy personal desde cero. 

A ti, que estas leyendo estas frases, solo puedo agradecerte que hayas llegado hasta aquí y espero que juntos podamos progresar y que nuestro gusto por la repostería nos acerque un poquito más.